Las afirmaciones de salud sobre el cereal procesado de Kellogg's son razonablemente increíbles


A veces tienes que maravillarte con las mentiras que nos rodean. El número de falsedades que ofrece la publicidad es tan flagrante que es más bien asombroso que no sea ilegal.

Bueno, técnicamente es ilegal, pero parece que los anunciantes son conscientes de las maneras en que se aplican las reglas, o simplemente las rompen hasta que son denunciados. 

En un artículo anterior, detallé una demanda presentada contra Coca-Cola por el Center for Science in the Public Interest (CSPI) por reclamos que la compañía había hecho por su producto "Vitaminwater", un refresco azucarado que se hacía pasar por una bebida saludable.

En los procedimientos legales, los abogados de Coke argumentaron que "ningún consumidor podía ser engañado razonablemente y pensar que Vitaminwater era una bebida saludable".

Esencialmente, la postura de Coca-Cola es que si eres lo suficientemente estúpido como para creerles, eso es muy malo para ti, y que está dentro de sus derechos mentir, exagerar o distorsionar la verdad sobre su producto al anunciarlo al público porque no hay riesgo de que alguien lo crea razonablemente. 

La demanda fue resuelta después de que escribí ese artículo. Del CSPI:

El acuerdo aprobado ayer por el magistrado juez Robert M. Levy de la Corte de Distrito de los Estados Unidos para el Distrito Este de Nueva York prohíbe a Coca-Cola hacer esas afirmaciones de salud en relación con Vitaminwater, así como declaraciones como "vitaminas + agua = lo que hay en su mano", "vitaminas + agua = todo lo que necesita", y "esta combinación de zinc y vitaminas fortificantes puede... mantenerlo sano como un caballo".

La empresa también hará una destacada adición de las palabras "con edulcorantes" en dos lugares de la etiqueta donde aparezca el nombre de la marca.

¿Qué tal "vitaminas + agua + azúcar + mucha publicidad = soda - burbujas"? ¿Pueden poner eso en la botella? Eso parece razonable. 

Sin embargo, parece que este caso exitoso no ha hecho mucho para disuadir a las súper-mega-grandes corporaciones de comida procesada (todos los derechos reservados) de retratar engañosamente su basura como alimentos saludables.

Un ejemplo de ello es que el anuncio de Kellogg's de arriba apareció en mi pantalla esta semana e instantáneamente me llené de un sentimiento de fatalidad.

Aunque no establece específicamente que comer Special K ayudará a su bebé a estar sano, eso es lo que insinúa. Imagine que alguien lo siga como si fuera un consejo de salud sólido. 

A pesar de lo que dijeron los abogados de Coca-Cola, la gente cree en este tipo de afirmaciones de salud. Tal vez si alguien nos preguntara directamente, podríamos decir: "No, no creo que el material publicitario sea una buena fuente de consejos de salud".

Pero debido a que estamos expuestos a un estimado de 4.000 a 10.000 anuncios por día, obviamente no estamos pensando conscientemente en todos ellos. La mayor parte se filtra en nuestro cerebro sin que sepamos lo que está sucediendo y lo hace junto con los miles de millones de otros datos que pasan por allí diariamente, también en gran parte sin filtrar. Los anunciantes saben lo que están haciendo, pues han descubierto todos los trucos psicológicos para influenciar a las masas.

Han estado estudiando la ciencia de la persuasióndurante un siglo o más. Lograr que pequeños trozos de información ingresen al cerebro apelando a las emociones y pasando por alto las facultades críticas es, la mayor parte del tiempo, suficiente para influenciar nuestros hábitos de compra; o peor aún, nuestros hábitos alimenticios. 

Así que si una mujer ve el anuncio de arriba, su mente hace y registra una asociación inconsciente entre Special K y el embarazo saludable, ya sea que ella esté pensando conscientemente en ello o no. Obviamente, esto no va a afectar a todo el mundo de la misma manera, pero las hojas de balance de lo "saludable" de los anunciantes prueban que el enfoque de la escopeta tiene un historial probado.

Así que Dios sabe cuántas mujeres van a tener la impresión de que el contenido de ácido fólico de Special K, un alimento procesado con poco o ningún valor nutricional real, contribuirá a darles bebés saludables. 

El ácido fólico es la forma sintética del folato, o vitamina B9, que se encuentra naturalmente en los alimentos.

Mientras que el folato es necesario para las mujeres antes de quedar embarazadas y en las etapas iniciales del embarazo para prevenir los defectos del tubo neural en el feto, el ácido fólico es en realidad un sustituto pobre que necesita ser metabolizado por el hígado en un proceso de conversión complicado.

Si alguien carece o tiene deficiencia de una enzima importante en este proceso y se le suma a esto un consumo excesivo de ácido fólico (principalmente proveniente de alimentos procesados fortificados, o bien, la suplementación), puede llegar a un exceso de ácido fólico no metabolizado en el torrente sanguíneo.

Esto se ha asociado con una serie de problemas, incluyendo la cardiopatía isquémica y el cáncer (para más información, por favor vea el excelente artículo de Chris Kresser: La poco conocida (pero crucial) diferencia entre el folato y el ácido fólico). 

Así que, esencialmente, Special K está anunciando su cereal de desayuno de mierda como "saludable para las embarazadas" porque lo han fortificado con una versión súper pobre de un nutriente vitalmente necesario en el embarazo.

En realidad, no es sólo el cereal para el desayuno, ya que la compañía también ha lanzado una nueva línea de barras de proteínas que básicamente son alimentos procesados de baja calidad comercializados como sustitutos de comidas saludables o algo necesario para potenciar los entrenamientos (lo que es una tontería total).

Las barras de proteínas no son más que barras de caramelo con proteínas añadidas de fuentes cuestionables.

Aquí está el nuevo anuncio de Kellogg's que lanza la campaña:




Es tan inspirador! Señoritas, ¡¿están conmigo?! 

El hashtag que se ha lanzado para acompañar a la campaña, #poweringyou, no parece tener mucha tracción todavía (lo que lo hace perfecto para ser secuestrado... capten la sugerencia), pero me sorprendió descubrir que los tuits eran casi exclusivamente positivos.

Al inspeccionar más, la mayoría de las compañías de branding elogian la campaña publicitaria por describir "una gama de mujeres activas" (una señal de virtud para los liberales de que el anuncio presenta múltiples etnias y hace un esfuerzo especial para mostrar a una pareja lesbiana), que las barras de proteínas son "un bocadillo saludable" para las mujeres en movimiento, y una serie de personas tratando de encontrar la melodía pegadiza que aparece en el anuncio.

 ¿Dónde está toda la indignación? 

Como ocurre con la mayor parte de la publicidad moderna, lo que Kellogg's está vendiendo aquí es un estilo de vida, dirigido a las mujeres que se ven a sí mismas, o al menos quisieran verse, como activas, a la moda, posiblemente embarazadas y por supuesto, empoderadas (note cuán cerca "#poweringyou", es decir, darte energía, está de "empoderarte" en el sentido social. Probablemente no fue un accidente).

¡Es un cereal de desayuno feminista!

¡Ya era hora! ¡Hey, soy una mujer con poder!

 ¡Cargo las compras con un bebé amarrado a mí! ¡Hago ejercicios de jazz en ropa interior con mis amigas multirraciales!

¡Me arrastro por el lodo como en un campamento militar! ¡Debería comer Special K! ¡Es muy de mi estilo! 

El lema,"Con nutrientes específicamente diseñados para ayudar a las mujeres a ser la mejor versión de sí mismas", es bastante insultante cuando se piensa en ello. No soy una mujer y me siento insultado.

La idea de que la comida chatarra procesada ayudará a cualquiera a "ser la mejor versión de sí mismo", sólo la puede creer alguien que es terriblemente estúpido.

Literalmente va a hacer lo contrario, y no me importa cuántas vitaminas de baja calidad se arrojen allí. Una dieta procesada te hará ver, pensar y sentirte mal, en el mejor de los casos. 

Así que para deshacer lo que esta publicidad ha hecho, vamos a echar un vistazo a lo que los cereales de desayuno "saludables" realmente son. 

Los cereales de desayuno fríos son producidos por un proceso llamado extrusión.

Los granos se mezclan con agua, se procesan para formar un compuesto acuoso y se colocan en una máquina llamada extrusora.

Los granos pasan por un pequeño agujero a alta temperatura y presión, lo que los convierte en pequeños trozos o escamas.

Los granos individuales que pasan a través de la extrusora se expanden para producir trigo, avena y arroz inflados.

Estos productos se someten luego a pulverizaciones que dan un recubrimiento de aceite y azúcar para sellar el cereal de los estragos de la leche y darle crujido.

Cualquier cosa que comience como algo llamado "compuesto acuoso" no suena muy sabroso.

 Mucho menos cuando el siguiente paso involucra algo llamado "extrusor". Realmente me cuesta entender por qué la gente tortura su comida.

En su libro Fighting the Food Giants, el bioquímico Paul Stitt describe el proceso de extrusión, que trata los granos con calor y presión muy altos, y señala que el procesamiento destruye gran parte de sus nutrientes.

Desnaturaliza los ácidos grasos; incluso destruye las vitaminas sintéticas que se añaden al final del proceso.

El aminoácido lisina, un nutriente crucial, es especialmente dañado por el proceso de extrusión.

De acuerdo, entonces todo el ácido fólico que se agrega a estas preggo-barras y cereales no sobrevive necesariamente al procesamiento por el que pasan estos "alimentos". Entonces, ¿por qué es que estamos comiendo esta mierda? 

Y los ácidos grasos desnaturalizados o rancios no son una broma. De la Dra. Gabriela Segura de Sott.net:

"Las grasas rancias no sólo mutan el ADN directamente, sino que también hacen que el ADN sea más susceptible a las mutaciones inducidas por otros contaminantes ambientales." Hace que quieras empezar el día con un gran tazón de ADN dañado.

Es parte de un desayuno equilibrado.

Con tantos millones de cajas de cereales vendidos cada año, uno esperaría ver estudios publicados que mostraran los efectos de estos cereales en animales y humanos.

Pero los cereales para el desayuno son una industria multimillonaria que ha creado enormes fortunas para unas pocas personas.

Una caja de cereal que contiene granos que valen un centavo se vende por cuatro o cinco dólares en la tienda de comestibles - probablemente no hay ningún otro producto en la tierra con un margen de beneficio tan grande.

Estas ganancias han pagado los esfuerzos de cabildeo y patrocinios en revistas que han mantenido efectivamente cualquier investigación sobre los granos extruidos fuera de la literatura científica y han convencido a los funcionarios gubernamentales de que no hay diferencia entre un grano de trigo natural y un grano que ha sido alterado por el proceso de extrusión.

El artículo de Price destaca dos estudios que no han sido publicados (probablemente debido a los grupos de presión mencionados anteriormente y al patrocinio de revistas).

 Uno realizado en 1942, dividió a las ratas en 4 grupos y alimentó a cada uno con una dieta diferente. A un grupo se le dio trigo real y vitaminas, a otro, trigo inflado (extruido) y vitaminas, a otro no se le dio nada más que agua y azúcar y al último, sólo agua y vitaminas.

Usted no creerá lo que sucedió, ¡las ratas alimentadas con trigo inflado murieron primero! De hecho, sólo vivieron dos semanas. Incluso murieron antes que las ratas que fueron alimentadas con NADA más que vitaminas y agua, que vivieron dos meses.

Así que si estabas pensando que los cereales para el desayuno son mejores que nada, aparentemente estabas equivocado. 

El autor resume el segundo estudio de la siguiente manera:

Otro experimento inédito se llevó a cabo en 1960. Investigadores de la Universidad de Michigan en Ann Arbor recibieron dieciocho ratas de laboratorio.

Éstas fueron divididas en tres grupos: un grupo recibió copos de maíz y agua; un segundo grupo recibió la caja de cartón en la que venían los copos de maíz y agua; el grupo de control recibió comida para ratas y agua. Las ratas en el grupo control mantuvieron una buena salud durante todo el experimento.

Las ratas que comieron la caja se volvieron letárgicas y finalmente murieron de desnutrición.

¡Las ratas que recibieron los copos de maíz y el agua murieron antes que las ratas que se estaban comiendo la caja! Además, antes de la muerte, las ratas que comieron copos de maíz desarrollaron un comportamiento aberrante, atacaron, se mordieron entre sí y finalmente tuvieron convulsiones.

La autopsia reveló disfunción del páncreas, el hígado y los riñones y degeneración de los nervios de la columna vertebral, que son signos de shock de insulina.

La sorprendente conclusión de este estudio fue que había más alimento en la caja que en los copos de maíz. Este experimento fue diseñado como una broma, pero los resultados estaban lejos de ser graciosos.

Si bien los estudios anteriores, al ser inéditos, no son exactamente un caso resuelto, ciertamente apuntan hacia el hecho de que se necesita más investigación. Uno se pregunta por qué ninguno de estos estudios ha sido replicado (ejem, quizás por el cabildeo y patrocinio de revistas).

El hecho es que ningún alimento procesado debería poder proclamarse como con propiedades saludables, especialmente para algo tan importante como un embarazo saludable, a menos que hayan hecho estudios para mostrar los efectos del alimento en sí mismo (no sólo los beneficios de los nutrientes individuales que han añadido).

De lo contrario, nadie puede hacer un afirmación sobre los beneficios de su porquería procesada porque en realidad no lo sabe. Sólo están especulando, y no son especulaciones bien informadas. De hecho, probablemente sepan que están mintiendo. 

Lo único que salva a Kellogg's es el texto pequeño. Muy pocos leerán las minúsculas letras blancas en la parte inferior del anuncio, que dicen:

 "Una porción de cereales Special K contiene lo equivalente al 15% del valor nutritivo de referencia del ácido fólico, que contribuye al crecimiento del tejido materno durante el embarazo.

Disfrútelo como parte de una dieta variada y equilibrada y un estilo de vida saludable".

Esto no es más que un descargo de responsabilidad legal para asegurarse de que, cuando usted haga lo que el anuncio le dice que haga y las cosas salgan mal, no pueda demandarlos.

Técnicamente no dice que sus productos le darán buenos bebés, a pesar de que esto es claramente lo que están insinuando.

Dicen que "el ácido fólico es bueno para los bebés y el Special K tiene ácido fólico, así que... ya saben", y le dejan hacer las matemáticas a usted. 

Si un equipo de abogados de Coca-Cola argumentó que "ningún consumidor podía creer razonablemente" en su publicidad, tal vez es hora de que empecemos a ser mucho más razonables.

Si usted quiere asegurarse de que está obteniendo suficiente folato, la respuesta razonable sería evitar la basura procesada y comerse un huevo.

O comer carne de órganos y caldo de huesos. No caiga en la trampa de los alimentos manipulados y comercializados para un estilo de vida, eso no sería razonable. Coma las mismas cosas que comió su bisabuela cuando estaba embarazada. Es razonable creer que eso tendrá buenos resultados. 

Y para continuar con el secuestro del hashtag:
Sugerir que un cereal de químicos procesados de mierda es una buena fuente de ácido fólico para las mujeres embarazadas es completamente irresponsable.


Doug DiPasquale es un nutricionista holístico, un paleo aficionado y periodista de salud que vive en Toronto, Canadá. Es un colaborador habitual de SOTT.net, Dot Conector Magazine, el Huffington Post de Canada, el Food Network de Canadá y ha contribuido a muchos otros blogs y publicaciones online. Le apasiona la investigación sobre lo que comemos, exponiendo las mentiras y el pensamiento erróneo de la "policía de la comida" e informando al público acerca de cómo comer comida de verdad, es decir, reemplazar esa toma de pasto de trigo por el tocino.

https://es.sott.net/article/57605-Patranas-para-el-desayuno-las-afirmaciones-de-salud-sobre-el-cereal-procesado-de-Kelloggs-son-razonablemente-increibles

0 comentarios:

Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio